martes, 18 de septiembre de 2018

Comunión

No sé por dónde empezar y decir que he tardado mil horas en escoger las fotos para esta entrada entre los cientos de ellas que hice.

Me hace mucha ilusión escribir esta entrada, porque si me dicen hace unos años que iba a hacer esto... no lo hubiese imaginado ni de broma.

 
Hace unos años, fui a un mercadillo y vi un tul bordado precioso y por un precio irrisorio, así que, sin saber exactamente para qué, compré 5 metros de tela. La verdad es que pensaba, que si algún día tenía una boda, haría los vestidos para las tres a juego con esta tela. El caso es que el tiempo fue pasando y no me atrevía a meterle tijera. Pero hace un par de años, cuando Uxía empezó en catequesis, empezó a rondarme la idea de hacer un vestido de comunión para ella y si no encontraba algo que me gustase más, podría probar a hacerlo con esta tela. Así que la he guardado como oro en paño.
 
Uxía vio un vestido que le enseñé por internet y le gustó, así que decidí hacerle una versión para ella. Así que fui a Telpes (Vigo) a ver las telas, vi un tul de plumeti que me encantó, para ponerle y que no quedase tan sosa la parte central. Allí me dieron una tela con cuerpo, que no recuerdo exactamente qué tipo era, pero me llevé el último retal de unos 4 metros.
 
Por último, compré una puntillita, quería algo discreto y esta que lleva pequeñita y sencilla me pareció ideal.
 

El cuerpo del vestido está montado a pla (lo explica Momita en su blog), con el tul bordado, el tul de plumeti y la tela en blanco roto. y después lo forré con un algodón muy finito para que no pasase mucho calor. Le hice unas pequeñas mangas y un escote redondo en la espalda, porque como he dicho antes, no quería que se asase de calor, y la comunión era el 1 de Julio.


Tenía un lino rosa empolvado muy bonito que compré en la #quedadacostureraenvigo del año pasado en Telpes (Vigo),  (compré dos telas y he usado las dos, otra cosa son las puntillas... jajaja) y me pareció perfecta para el cinturón. Le hice cuatro jaretas para que no quedase totalmente liso y además me gusta mucho como quedan.

Lo que hice fue ponerle un broche de flores en el centro delantero del cinturón a juego con un broche en el pelo. Me lo hizo mi amiga Ángela de @missboneaccesorios (totalmente recomendable, es fantástica) y en un tiempo récord, puesto que me di cuenta que me faltaba poco más de dos semanas para la comunión, y quería hacerle las fotos una semana antes, así que hablé con ella y muy amablemente me envió fotos de las posibles combinaciones, me pidió medidas y me lo envió, en tres días lo tenía en casa, y no me lo podía creer. Gracias Ángela!! Eres la caña, y a la niña le encantó en cuanto lo vió, y eso que fue ella la que lo eligió. En la foto tiene una esquinita doblada, y parece defectuoso, pero era perfecto y además no sobresalía nada, porque no quería que le abultase en la tripa.


La falda va montada en tres capas, el tul bordado y el tul de plumeti van  fruncidos, pero la tela que tiene por debajo a modo de forro, está cortada en circulo, porque sino, al montar tantas capas iba a quedar demasiado grueso en la cintura.




Ella estaba encantada con su vestido. La primera vez que se lo probó y se puso a dar vueltas como una loca, diciendo que le gustaba, que le encantaba... yo lloraba jajajaja y ella me preguntaba qué me pasaba, vaya un espectáculo, pero es que no me lo creía. No me creo que haya cosido algo así, y encima ver que a la dueña le gustó tanto.

Los zapatos se los cogí en rosa, a juego con el cinturón. Y tuve la suerte que Mar Miguelturra, me buscó su número, porque lleva un 36 de pie, y es complicado encontrar zapatos para niña con ese número. Son unas bailarinas, y el detalle del tobillo me gustó mucho cuando lo vi y a ella también cuando se los regalé y le di la sorpresa.

Sus expectativas se superaron con creces, o eso decía ella. Que nunca había estado tan guapa, y me daba las gracias, y que le gustaba mucho... esa sensación y esos recuerdos, no se nos olvidarán a ninguna de las dos.


 
Se lo pasó genial ese día y decir que se acuerda mucho de él y de los momentos que vivió con su familia y amig@s, y con eso me quedo.
 
 
Espero que os haya gustado. Decir que ya estoy preparada para el vestido de novia jajajajajajaja
 
Un bikiño enorme!

martes, 11 de septiembre de 2018

Vestidos Papagaio

Volvió Cosotela después de un parón al tener a su segunda niña y regresó por todo lo alto a la semana del vestido trotero que organizó A ratitos perdidos. Un patrón nuevo para verano y además con un nuevo rango de tallas(de 2 a 12 años) con el que estoy encantada, el vestido Papagaio, del que me enamoré nada más verlo y lo compré ese mismo día. Pero entre unas cosas y otras, se quedó ahí... Tenía que probarlo antes de que acabase el verano y así fue. Las niñas se fueron de vacaciones con los abuelos y decidí que cuando fuese a buscarlas le llevaría unos vestidos nuevos.

Es un patrón fácil de hacer, muy fácil y muy rápido, creo que tardé más en darle la vuelta a los lacitos de la espalda que en hacer el vestido entero. En el primero me llevó un poquito más de tiempo porque quería estar atenta a las instrucciones y no tener que descoser, pero el segundo fue súper rápido, porque lo tenía reciente(hice los dos en una tarde), y lo hice casi al mismo paso que el vídeo.



No hice ninguna modificación. Ángela lleva una talla 5 y Uxía una 12 y le van perfectos a las dos y encima le gustan mucho, aunque tenemos el mismo dilema de siempre con los vuelos jajajaja. Es un vestido que no lleva un vuelo exagerado, para que a las niñas le sea más cómodo llevarlo y andar subiendo a todos lados, pero las mías deben estar acostumbradas, que cuando llevan vestidos, lo quieren con extra de vuelo. Lo único que hice fue cortarle un poco el largo, le medí unos vestidos que tenían y se los hice de esa medida. Antonia se ha vuelto un poco recatada, pero a mi me gustan bien cortitos, así que eso tiene fácil solución.


A Uxía le puse plumeti Premium verde que cogí en Ratucos en una de mis visitas en la que llevé este popelin de flores, que cogí en Ratucos también, pero ya hace un par de años.


 
A Ángela le puse Plumeti Rosa Super Pink, cogido en Ratucos también.
 

Los estrenaron el 1 de septiembre para ir a las fiestas de Trujillo pero ya los he lavado un par de veces, porque ha venido calorcito y se lo han puesto un par de días.

La pena es que se acabe el verano, porque creo que hubiese cosido un par de ellos más para cada una. No soy de coser los vestidos crecederos, y normalmente no le sirven de una temporada para otra, pero estos llevan el elástico en la espalda y quizás podamos aprovecharlos. Guardé una tira de plumeti para ponerle a cada una en el bajo si pegan un estirón y asunto resuelto.

Son unos vestidos muy resultones, muy fáciles y muy cómodos (eso dicen las dos), así que, creo que los aprovecharemos mientras el calorcito nos acompañe, que estos días está haciendo muy buen tiempo por el norte y además por aquí aún hay fiestas a las que poder ir, o llevarlos al cole, porque Ángela ya me ha pedido poder llevarlo al cole de mayores para enseñárselo a sus amiguitas nuevas.

Creo que es el tema del momento, pero aquí empiezan mañana el cole, y yo tengo los dos polos. La peque empieza en primero de primaria y está muy ilusionada en empezar  y en cambio, Uxía no tiene ganas ningunas jajajaja, pero le pasa igual que a mi, que debo ser de las mamis raritas, pero no tengo ganas ningunas de que empiecen de nuevo. Me gusta tenerlas en casa conmigo (aunque a veces las tiraría por la ventana) y disfrutar del verano con ellas. Que tengáis una feliz semana de vuelta a la rutina.

Un bikiño enorme

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Mi primera boda del año

Allá por el mes de abril, tuve la primera boda del año, aunque no he querido enseñarlo porque lo he vuelto a utilizar en otra boda en julio, aunque lo modifiqué para que fuese más cómodo.
 
Me apetecía coserme un vestido largo. Era una boda de tarde y además iba sin niñas, así que la ocasión lo merecía.
 
Después de coser el de mi madre (os lo enseñé en otro post) me gustó mucho como quedaba, así que saqué el mismo patrón (os enseño la prueba que hice en otro post porque me lo he puesto mucho) y lo hice en un piqué blanco que compré en la #quedadacostureraenvigo del año pasado. Pensé que si tenía suerte y me quedaba bien, iba a tener dos vestidos por el precio de uno.
 
Necesitaba una tela que tuviese caída y que no transparentase y vi en Tráetela el Crepé con elastán tipo neopreno, tenía que ser ideal, porque además enseñó algún vestido que se podía hacer con la tela y me encantó. Pues no me equivocaba, es realmente estupendo, el tacto, la caída, no transparenta...


Creo que salta a la vista que lo hice asimétrico no? Lo que hice fue cortar por lo sano porque el vestido original era normal (os lo enseño en el siguiente post), y lo primero fue ponerle ligueta para que no se desbocase el escote. Después corté dos círculos y los añadí, uniéndolos en el hombro y la sisa.

Reconozco que no es mi color más favorecedor y menos estando blanquita como estaba en abril, pero es que la tela me encantó en cuanto la toqué.
 
El vestido es muy cómodo y me daba pena dejarlo en el armario, así que en Julio tuve otra boda y lo que hice fue cortarlo y ponerle un volante en el bajo para poder reutilizarlo. Para hacer el volante del bajo utilicé la parte que corté del vestido.


 
 Lo puse en la boda pero me lo pondré más veces porque me gusta mucho y es muy cómodo, además la tela es súper gustosa y fresquita, porque además (creo que ya lo he dicho antes) no lleva forro ni nada.
 
Espero que os haya gustado y os sirva de inspiración. Me voy a Mimi, el club de las malas costureras.
 
Un bikiño

martes, 7 de agosto de 2018

Vestidos "Tote"

Que bien nos han venido estos vestidos con el calor de estos días. Yo había escrito una entrada y había puesto que no sabía si los íbamos a utilizar jajajaja, que ilusa, no sabía lo que se nos estaba viniendo encima.
 

En la semana del Vestido Trotero que organizó María de A ratitos perdidos, Mamacosesola nos sorprendió con este vestido para Olivia y encima con patrón gratis, que en realidad es una modificación del vestido cartoon que también cosí, en su día, para Uxía y que os enseñé en una entrada.Y yo que había comprado una tela(sólo una, prometido) en la #quedadacostureraenvigo de este año, no pude resistirme a hacer mi versión.
 



En esta ocasión cosí el mismo modelo para las dos niñas. Iban iguales, pero es que me pareció ideal y no hice ninguna modificación. Lo único que hice fue no ponerle bolsillos, porque al final acaban deformándose porque meten de todo en ellos.
Estos vestidos los cosí estando ellas de vacaciones y aprovechamos para estrenarlos en Madrid, que con el calor que hacía nos vinieron de perlas.


La tela principal es un lino fucsia, que compré en la #quedadacostureraenvigo2018 y que me gustó cuando vi que Leti, del blog Con Hilos Lanas y Botones la iba a comprar y el señor de la tienda de Tejidos Casal le hizo el mismo precio que si estuviese en rebajas, así que yo me animé también, porque además tiene una caída espectacular y algo de elastán a contrahilo. Va forrado en la parte superior y yo aproveché un retal que tenía de un popelín estupendo de Tráetela con el que le hice un vestido a Uxía.

Es un vestido sencillo de hacer y muy rápido. Es muy fresquito para los calores del verano y además cómodo para las niñas, para que puedan poner y quitárselo sin problema ellas solitas porque lleva elástico en la parte trasera.


 Me encanta verlas de espalda y ver el contraste de las telas de los tirantes.

Espero que os hayan gustado y os animéis a hacerlos. Un bikiño enorme

miércoles, 25 de julio de 2018

African print

Hoy aquí en Galicia es fiesta, así que... a ver si me acuerdo de enlazarlo y de ponerlo en IG, porque llevo unos días que no sé ni en qué día vivo.

Este no lo había enseñado, pero es que acabo de ver las fotos, y con todo lo que me lo estoy poniendo, no puedo evitar enseñarlo.
 
Este vestido lo cosí el año pasado, de hecho, lo estrené en Septiembre, así que... Ya casi hace un año. Será mi enésimo African Print, porque ya no recuerdo cuántos me he cosido.
La única modificación que hice, fue el cuello, que lo agrandé un poco y tiene una forma más cuadrada... en fin, que una foto vale más que mil palabras. El vestido va forrado completamente porque la tela es muy clarita y no estoy yo para que se me vayan transparentando los interiores por ahí.
Le puse un snap en forma de corazón en la espalda, para cerrar el escote en forma de gota.
 
Y esta vez hice un bolsito a juego con un resto de tela. Aunque creo que el bolsito queda mejor con un vaquero, porque con el vestido no destaca nada. Creo que buscaré una tela de contraste y haré otro para llevarlo e ir conjuntada (que raro en mi no?). Estos "clutch" o bolsos de mano, son muy fáciles y rápidos de hacer, y con las telas adecuadas, pueden ser muy resultones, además son muy cómodos para poder llevar el móvil y algo más cuando llevas un vestido y no tener que meterlo todo en sus "minúsculos" bolsillos.
Lo mío es obsesión con los African Print? jajajajo noooooo que va... ya os adelanto que no es el último (ya tengo otro cosido)

La tela la compré en Telpes Vigo, en la #quedadacostureraenvigo de 2016.

Me voy a mimi malas costureras y a enlazarlo con el blog de fans de ottobre.
 
Gracias por estar ahí y leerme. Un bikiño